2/4/14

Más Luz en el Horizonte - Partes 3 y 4

luz
Más Luz en el Horizonte - por Trigueirinho


Parte 03:

Sería imposible prever lo que ocurrirá si un cataclismo proveniente del cambio de inclinación del eje magnético del planeta se sumase a las consecuencias de una guerra nuclear, aunque esta no abarcase el mundo entero. Tampoco se puede prever cómo reaccionarán las fuerzas magnéticas del interior de la Tierra frente a los residuos atómicos enterrados o arrojados en los océanos y los movimientos que el Ser Planetario podrá realizar para renovar las grandes masas de impurezas físicas ò psíquicas desparramadas por la corteza terrestre o en zonas más profundas.
El hecho de que se coloquen los residuos atómicos en recipientes herméticamente cerrados no impide que sus emanaciones etéricas y astrales traspasen los límites de esos recipientes y actúen negativamente en el agua, en la tierra o en el aire. Esas emanaciones indeseables y peligrosas no pueden detenerse ni transmutarse mediante la actual tecnología terrestre.El ser humano actúa como si la materia que compone la Tierra existiese sólo para que él usufructúe de sus beneficios; pero, en realidad, toda esa vida material está allí


en función de un equilibrio general y del propio desarrollo del planeta, y no para el uso indiscriminadode quienquiera que sea. La humanidad ya liberó energía nuclear en exceso desde que hizo explotar su primer dispositivo atómico. Bastaría ese dato para ver que, en las condiciones actuales, la Tierra física dejó de ser un campo propicio para las almas que deben encarnar en el mundo concreto para aprender y realizar experiencias positivas dentro de un Plan evolutivo. Hace un millón de años debemos haber sido sólo algunos miles de seres humanos viviendo en la superficie de este planeta. Hoy, no obstante, existen algunos billones de individuos encarnados y, como el ritmo de pro-creación continuará desorganizado, seremos muchos más -lo cual el planeta físico no podrá suportar. Con esa promiscuidad generalizada, las condiciones de higiene de la Tierra se volvieron precarias, como lo confirma el hecho de que parte de los desagües cloacales de todos los países, inclusive los del llamado Primer Mundo, son arrojados sin tratamiento alguno a las aguas más cercanas, que ya están sobrecargadas de malas vibraciones.



























Parte 04:

No sólo los países menos desarrollados económicamente sufren con las condiciones de insalubridad, aunque en estos la situación es más grave. La obra de Jacques Costeau denuncia que el 60% de las operaciones de tratamiento de los desagües cloacales en los Estados Unidos, considerado uno de los países más avanzados materialmente, son inadecuadas. Afirma también que ni siquiera ese país tiene en cuenta que el excremento humano es uno de los contaminantes más peligrosos que existen. Es imprevisible a dónde nos llevará esta situación, que incluye los explosivos militares, la guerra química y biológica, y la radiactividad que ya se esparce. A estos datos se pueden agregar las desarmonías causadas por las experiencias espaciales. Al lanzar cohetes, sondas y satélites al espacio, con métodos considerados primitivos en comparación con los usados por los mundos más avanzados (que no comprometen la integridad del espacio), el ser humano quiebra un equilibrio delicado e interfiere en la vida de la materia, tanto en los niveles físicos como en los etéricos

y astrales, los cuales aún desconoce. Con estas experiencias espaciales se está interfiriendo en ciertas frecuencias vibratorias, que quedan alteradas y que, con el tiempo, podrán volverse peligrosas. En síntesis, las agresiones de la humanidad a la armonía universal, hoy son mayores de lo que se puede absorber y transformar; empiezan a ser una amenaza aun más importante a medida que crece su capacidad de contaminar, creando la posibilidad de que también alcance el espacio extraterrestre. Por ello, el proceso de purificación de la Tierra se volvió un asunto de la Galaxia, y sus Inteligencias lo están asumiendo. Consciencias de otros esquemas planetarios, de diferentes galaxias y universos, forman parte de los distintos grupos de vidas que cooperan con la evolución, no sólo de la Tierra, sino también de los demás mundos que existen en diferentes dimensiones. En el Cosmos todo está integrado, y sólo en las mentes humanas aún perduran la separabilidad y la ilusión de autonomía. Grandes grupos de vidas trabajan en sincronía para la evolución del planeta Tierra.



0 comentários :

Publicar un comentario