Ir al contenido principal

Reflexiones Diarias - 14 de Noviembre

Noviembre


El vivir - El morir - El renacimiento - El amor


14 de Noviembre


«Sólo aquello que muere puede renovarse


Cuando hablamos de una entidad espiritual, entendemos con ello algo que no está dentro del campo de la mente, es obvio. Ahora bien, el «Yo», ¿es una entidad espiritual? Si es una entidad espiritual, debe estar más allá de todo el tiempo; por lo tanto, no puede renacer ni continuar. El pensamiento no puede pensar en ella, porque el pensamiento está dentro de la medida del tiempo, el pensamiento proviene del ayer, es un movimiento continuo, la respuesta del pasado; así pues, el pensamiento es, en esencia, un producto del tiempo.

Si el pensamiento puede pensar acerca del «yo», éste forma parte del tiempo; en consecuencia, el «yo» no está libre del tiempo y, por ende, no es espiritual, lo cual resulta evidente. De modo que el «Yo» es tan sólo un proceso del pensamiento; y usted quiere saber si ese proceso del pensamiento, continuando aparte del cuerpo físico, nace nuevamente, se reencarna en una forma física. Ahora avancemos un poco más. Aquello que continúa, ¿puede, en modo alguno, descubrir lo real, lo que está más allá del tiempo y la medida? Ese «Yo», esa entidad que es un proceso del pensamiento, ¿puede alguna vez ser nuevo?

Si no puede, entonces tiene que haber una terminación para el pensamiento. ¿Acaso no es inherentemente destructiva toda cosa que continúa? Aquello que tiene continuidad jamás puede renovarse. En tanto el pensamiento continúe a través de la memoria, del deseo, de la experiencia, jamás podrá renovarse; por consiguiente, lo que es continuo no puede conocer lo real. Puede usted renacer mil veces, pero jamás podrá conocer la real, porque sólo aquello que muere, que llega a su fin, puede renovarse.»


Comentarios

Entradas populares de este blog

Sanando con los 72 Nombres de Dios

REQUISITOS PARA ACTIVAR EL PODER DE LOS 72 NOMBRES DE DIOS
La secuencia de tres letras que forma a cada uno de los 72 Nombres opera de forma semejante a la de un cable que transmite diferentes tipos de energía para nuestro mundo físico.

Las tres letras significan tres fuerzas: Una carga positiva. Una carga negativa. Un hilo de tierra. Esta estructura crea un circuito de energía que canaliza corriente espiritual para su vida de forma segura, así como un enchufe de tres pivotes transmite con seguridad corriente eléctrica para los aparatos de su casa.

47º Nombre de Dios - Sanación

47 - Transformación Global: Ayudando a traer la paz mundial.

Acelerar la evolución espiritual

«Usted dice que quiere una revolución. Bien, usted sabe, todos queremos cambiar el mundo.» - John Lennon
Clique sobre la imagen para ir a la meditación Síntomas Relacionados:
Bondad; Guerra; Paz de Espírito.

Reflexión:
La paz mundial comienza en el individuo. Antes de poder cambiar la condición humana, necesitamos cambiar a nosotros mismos.
Muchas veces puede ser fácil hacer una manifestación en nombre de alguna causa. Es mucho más difícil mirar en el espejo y comenzar el trabajo de transformación interior.
Si un mendigo está necesitando cinco dólares y una persona que está pasando solo tiene diez centavos, ella no podrá satisfacer las necesidades del mendigo. Dicho de otra manera, solo podemos compartir lo que poseemos.
Antes de comprometernos en una misión de cambiar el mundo, necesitamos transformarnos a nosotros mismos, cambiar nuestro comportamiento y alcanzar verdadera felicidad y plenitud…

5º Nombre de Dios - Sanación

5 - Cura: Meditación para si mismo y para los demás. Curar el Cuerpo, la Mente y el Alma.